Search
  • Linaje Escogido REAL

¡Despierta Iglesia!

Por Una Mamá Marzo 12, 2019



Tenemos que entender que vivimos en un mundo que nos gobierna, que toma decisiones por nosotros, que busca ENSEÑARNOS a su manera, y a su vez, nos dice en que creer, cómo les sucedió a los enviados por Jesucristo cuando les mandaron diciendo que no hablaran en el nombre de Jesús.


Hechos 4:17-18 “Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre. Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús”.

Por no conocer muchas cosas hemos sido engañados y repetidas veces se han enseñoreado de nosotros.

Significando que hemos sido esclavos de lo que nos han enseñado y de lo que nos han hecho creer.

Pero no hablo de lo que líderes religiosos de estos tiempos nos hayan enseñado, sino, de lo que el mundo mismo nos haya ocultado.


Se dice que las personas que les prohibieron hablar de Jesús eran también religiosos, por así decirlo. Pero si ellos lo eran ¿Porque mentían? ¿Por qué hacían cosas para que los creyentes de Jesús perdieran la fe? ¿Por qué los querian matarlos como a Jesús?¿Cuántas cosas nos habrán ocultado? Y ¿De cuantas cosas habremos sido privados? Esas, son las interrogantes que surgen a raíz de un pueblo que fue perseguido por creer en Jesús ¿Será posible que solo a ellos hayan perseguido de esa manera, y que solo a ellos les hayan quemado u ocultado los rollos o libros, con tal de esconder los mandatos de Jesús?


Antiguamente hubo mucho problema para que pudiéramos obtener lo que ahora llamamos biblia. Pero ¿Qué nos hace pensar que no nos hayan cambiado los escritos que en ella hay para tratar de ocultarnos la verdad? A través del tiempo se ha hablado mucho de todas estas cosas, pero yo les digo, no rechacen la advertencia.


Debemos estar muy despiertos para vivir el poco tiempo que nos falta propiamente. Debemos Dejar A Nuestros Hijos El Legado De Poder Defenderse, a ellos les espera un futuro en medio de una generación que cada vez más es llevada hacia la perdición.


¿Por cuánto tiempo habrán contaminado su santuario?

Es hora de conocer la verdad. Nosotros somos templo y morada del Espíritu de Dios, por eso nos debemos limpiar. No fue solo a Israel que le destruyeron evidencias de lo que dijo e hizo Jesús, sino que a nosotros lo poco que tenemos nos lo han tratado de ocultar manteniéndonos engañados para que no busquemos conocer la verdad. Pero, si seguimos igual, buscaremos claridad a muchas dudas, pero más bien seguiremos envueltos en más.


¡Hermanos nos debemos cuidar! Dios nos ha dado la capacidad de buscar, de conocer, y de recibir la verdad, solo que necesitamos investigar, y dejar los prejuicios de decir que todo es del diablo; él no ha creado ninguna cosa, mas Dios es el dueño de todas las cosas. Lo que el enemigo ha hecho es contaminar y corromper lo que Dios creó; el diablo nos presenta todas las cosas lindas y facilitas, porque el mismo las investiga, y nosotros nos creemos todas sus mentiras. “Mi pueblo perece por falta de conocimiento o entendimiento,” dice Dios, Oseas 4:6.


Debemos hacer algo ¡El Señor nos quiere ayudar! mientras sigamos igual el enemigo seguirá tomando, más y más ventaja, tenemos que despertar ¡El Señor nos quiere ayudar! Debemos saber que Dios es el que siempre tiene la última palabra. Tenemos privilegios en el reino de Dios, y uno de ellos es el de buscar e investigar para estar preparados. En la biblia hay diferentes personas que investigaron para saber si las cosas que decían acerca de Jesús eran ciertas.


1 Pedro 1:10-13 DIOS HABLA HOY

"Los profetas estudiaron e investigaron acerca de esta salvación, y hablaron de lo que Dios en su bondad iba a darles a ustedes. El Espíritu de Cristo hacía saber de antemano a los profetas lo que Cristo había de sufrir y la gloria que vendría después; y ellos trataban de descubrir el tiempo y las circunstancias que señalaba ese Espíritu que estaba en ellos. Pero Dios les hizo saber que lo que ellos anunciaban no era para ellos mismos, sino para bien de ustedes. Ahora pues, esto es lo que les ha sido anunciado por los mismos que les predicaron el evangelio con el poder del Espíritu Santo que ha sido enviado del cielo. ¡Éstas son cosas que los ángeles mismos quisieran contemplar! Por eso, estén preparados y usen de su buen juicio. Pongan toda su esperanza en lo que Dios en su bondad les va a dar cuando Jesucristo aparezca".


Deuteronomio 29:29 DHH “Hay cosas que no sabemos: ésas pertenecen al Señor nuestro Dios; pero hay cosas que nos han sido reveladas a nosotros y a nuestros hijos para que las cumplamos siempre: todos los mandamientos de esta ley”.

Nos fue dada la revelación para que podamos entender lo que debemos hacer. Aun, este verso de la biblia nos dice que han sido reveladas; las tenemos, nos han dado el derecho de conocerlas para poder caminar correctamente cumpliendo las ordenanzas de Dios, el problema está en la interpretación que nosotros le queramos dar, pero solo hay una manera, como dijo Jesús: “lo escrito esta”, lo cual debemos investigar para asegurarnos si en verdad está escrito como debe estar.


¿Por qué debemos investigar?

Para conocer claramente lo que en su palabra nos quiere decir el Señor, lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer para que no erremos o ni tropezemos.

Jesús dijo a los saduceos: — “Ustedes están en esto muy equivocados al no conocer las Escrituras ni tener idea del poder de Dios”. Marcos 12:24 Versión BLPH


Si nosotros No escudriñamos bien las escrituras no vamos a poder hacer la voluntad del Padre. En ella hay instrucciones que nos facilitan el proceso de cambio para llegar a ser más espirituales y poder apartarnos para Dios. El Señor nos ha bendecido, Él nos ha dado mucho, pero no hemos sabido administrarlo (hablo en general). La ley que fue dada a Moisés en el monte Sinaí; Moisés recibió los diez mandamientos que fueron dados muchos años antes que se manifestara Jesús hecho carne, la ley guiaba, señalaba al culpable, y les hacía ver a todos el pecado. Sobre la ley Pablo dice en el libro de Romanos que es buena, su propósito fue y sigue siendo señalar a quien comete pecado contra Dios, contra el prójimo, y al que aun sigua pecando, y del Espíritu Santo dice, que nos convence de pecado.


Mateo 5:17:20 TLA

"No crean que vine a quitar la ley ni a decir que la enseñanza de los profetas ya no vale. Al contrario: vine a darles su verdadero valor. Yo les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni siquiera un punto o una coma se quitará de la ley, hasta que todo se cumpla. Por eso, si alguien no obedece uno solo de los mandatos de Dios, aun el menos importante, será la persona menos importante en el reino de Dios. Lo mismo le sucederá al que enseñe a otros a desobedecer. Pero el que obedezca los mandamientos y enseñe a otros a obedecerlos, será muy importante en el reino de Dios. Yo les aseguro que si ustedes no son más obedientes que los fariseos y los maestros de la Ley, nunca entrarán en el reino de Dios".



La ley aun señala a todo el que viene a Jesucristo y sigue pecando



Jesús Vino Y Muchos Dicen:

1 Ahora estamos en La Gracia.

2 No hace falta cambiar nuestras vidas porque ya Jesucristo pago por nuestros pecados.

3 No importa si seguimos pecando porque seguimos siendo salvos.


La Gracia de Dios, mas bien, es el amor por el que hemos sido justificados para que por medio del Espíritu de Vida que hemos recibido en Cristo, obedezcamos a la ley del Espíritu, dejando de obedecer los deseos de la carne, Él es quien nos ayuda a morir al pecado, nos ayuda a agradar al Señor Jesucristo, y nos ayuda a buscar la santidad anhelando cambiar nuestra forma de vivir para ser transformados.


Si creemos en Jesucristo, entonces tenemos que hacer conforme a sus obras.

Las obras de los fariseos y los maestros de la ley eran malas, enseñaban al pueblo conforme a sus propias obras, y no conforme a las palabras que Dios habló. Ellos estaban mal, y enseñaban al pueblo a estar mal, por eso, nuestras obras deben estar llenas de la justicia de Dios para hacer lo que es bueno delante de Él, y lograr superar las obras malas que ellos hacen.


Si alguien cree que debe seguir pecando, entonces que siga haciendo las obras del pecado, pero si nuestros corazones están dispuestos a cambiar, y fallamos, Dios nos va a justificar, perdonar y ayudar. No nos justifiquemos a nosotros mismos, Dios es el que justifica, y si las obras de Dios no están en nosotros, debemos buscarlas como el agua para que no seamos descalificados como lo dice la palabra. Dios habla, y también llama, pero si no queremos obedecer, como lo dijo Jesús: las mismas palabras que El habló nos van a condenar, Juan 12:48


Apocalipsis 22:10-12 DHH “También me dijo: No guardes en secreto el mensaje profético que está escrito en este libro, porque ya se acerca el tiempo de su cumplimiento. Deja que el malo siga en su maldad, y que el impuro siga en su impureza; pero que el bueno siga haciendo el bien, y que el santo siga santificándose. Sí, vengo pronto, y traigo el premio que voy a dar a cada uno conforme a lo que haya hecho”.


Nuestras obras darán testimonio delante de nuestro Dios

¡ALELUYA!



Pablo dice en Romanos 6:6-8 DHH “Sabemos que lo que antes éramos fue crucificado con Cristo, para que el poder de nuestra naturaleza pecadora quedara destruido y ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado. Porque, cuando uno muere, queda libre del pecado. Si nosotros hemos muerto con Cristo, confiamos en que también viviremos con él”.


Romanos 6:18-19 DHH

“Una vez libres de la esclavitud del pecado, ustedes han entrado al servicio de la justicia. (Hablo en términos humanos, porque ustedes, por su debilidad, no pueden entender bien estas cosas.) De modo que, así como antes entregaron su cuerpo al servicio de la impureza y la maldad para hacer lo malo, entreguen también ahora su cuerpo al servicio de la justicia, con el fin de llevar una vida santa”.


Queriendo decir que, al venir al camino de salvación que es en Cristo Jesús, tiene que nacer en nosotros el dejar nuestra vida pasada, y llegar a reflejar la nueva naturaleza que por El hemos recibido en su resurrección.


Romanos 8:1-2 DHHAsí pues, ahora ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús, te liberó de la ley del pecado y de la muerte”.

Unidos a Cristo para dar buenos frutos, ahora que ya del pecado nos liberó.


Romanos 9:30-33

“¿Y qué significa todo esto? Significa que los que no eran judíos, y ni siquiera estaban buscando la aprobación de Dios, la consiguieron. Pero fue por la fe que llegaron a ser aprobados por Dios. Y el pueblo de Israel que sí estaba buscando cumplir la ley para que Dios lo aprobara, no lo logró. ¿Por qué no lo logró? Porque trataban de ser aprobados por Dios mediante sus propios esfuerzos en lugar de confiar en Dios. Tropezaron con “la piedra de tropiezo”. Está escrito: Miren, pongo en Sion una piedra de tropiezo; una roca que los hará caer. Pero quien confíe en ella no será defraudado”.


Para ser aprobados debemos confiar en Dios, y hacer obras de santidad a través de Jesucristo; por nosotros mismos no podemos, no hay otra manera ¿Para que fuimos liberados? Para dejar de participar en las obras del pecado, y ser librados de sus ataduras. Todo esto es para que aprendamos a vivir en paz y vivimos como hijos de Dios.


¿Como Cristo pagó por nosotros podemos seguir pecando?

De ninguna manera. “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17


La ley fue dada a Israel para que pudieran hacer el bien. La biblia dice que no pudieron cumplirla porque lo hacían por sus propios esfuerzos, y no por fe. Lo cual es enseñanza para nosotros que fuimos aprobados por Dios, por medio del tropiezo de ellos.


Lo hermoso de todo esto es que tarde o temprano debemos cumplir:

A ellos les presentaron la Ley por la que debieron vivir, y ellos no la pudieron cumplir. Nosotros tenemos a Jesucristo por el que debemos vivir, y hacer conforme a lo que nos mostró, pero no vamos a poder cumplir si no queremos oír. Ellos trataron y fallaron, ahí está el ejemplo que debemos seguir.


Por la fe en Jesucristo somos capaces de vencer el mal.

Él pagó para que pudiéramos ser salvos, y si no fuera porque El nos da de su fe no lo pudiéramos hacer. Él pagó el precio de nuestra redención, Él nos ayuda a cumplir lo que ningún ser humano por el mismo pudo hacer. Porque creemos que todas las cosas son posibles para El. Él es quien perfecciona su obra en nosotros, Él nos impulsa, nos bendice, y derrama de su amor en nosotros, para que hagamos perfectas obras delante de Él.


Jesucristo es el autor y consumador de la fe, por tanto, todo el que cree en El, puede llegar a vivir conforme a lo que Dios ordenó.


Porqué Jesucristo venció podemos llegar a ser de bendicion a todo el que lo necesita.

Tras la liberación de Egipto, también fueron dadas ordenanzas, y fueron dados preceptos, para ayudar a corregir los problemas entre los hijos de Israel, los cuales daban una orden sobre un asunto especifico, por ejemplo: el problema entre los levitas y sacerdote; Coré y sus seguidores que se levantaron contra Moisés y Aaron, Números 16.


También, recibieron ordenanzas, para el sacerdocio, para los lavamientos, para los sacrificios, para el matrimonio, para la lepra; leyes humanitarias, morales, ejecutivas, cosas que nos ayudan a comprender mas ampliamente lo que Dios nos enseña, ya que todo tiene un mensaje espiritual para nuestro caminar.


Tenemos una fe y tenemos un solo camino, JESUCRISTO

En Cristo podemos hacer las obras necesarias para alcanzar la perfección. Él es quien nos impulsa a hacer el bien, y Él también nos fortalece.

Abram creyó por fe, no por sus obras, así nosotros creemos, no por nuestras obras sino por la fe en el que nos justifica y nos ayuda a vencer nuestras malas obras.


El que murió con Cristo, ha terminado con el pecado.

Acerca de la palabra de Dios hay mucha equivocación. El pueblo de Dios ha recibido mucha mala doctrina, y me atrevo a decir, también falsa enseñanza. La iglesia por años ha repetido lo que ha oído de otros, pero no se ha atrevido a buscar e ir a lo profundo, a la revelación que solo el Señor, el Espíritu Santo puede dar. La palabra es espiritual, ella está cubierta para los que no han venido al camino de Dios, pero a los que sí están, se les da su interpretación por revelación.


Por muchos años, la palabra de Dios ha estado sujeta a diferentes interpretaciones, pero tenemos que escudriñar, todos debemos estar instruidos, y estar bien apercibidos de lo que Dios nos quiera mostrar. Podemos buscar a Dios, pero si lo buscamos tratando de complacernos a nosotros mismos nos puede ir muy mal, la palabra dice que sin santidad nadie vera al Señor, es decir, si crees en el evangelio para agradar tu carne, estas perdiendo tu tiempo.


Mateo 7:21-23 RVR1995

“No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Entonces les declararé: “Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!”


Es duro decirlo, pero el que no despierte de su sueño o de lo que le han hecho creer, no va a dar la estatura o la medida que debe tener para ser salvo. Si a Israel le fue duro entender, imagínense a nosotros si no nos sometemos al Espíritu de Dios, o ¿Esperamos santidad de Israel, y no de nosotros?

Israel no tuvo más ventaja que nosotros, aunque fueron escogidos por Dios, y aunque les fueran reveladas las cosas por venir, les faltaba la revelación del Cristo, aunque no a todos. Así, tampoco nosotros tenemos más ventaja que ellos, aunque recibimos a Cristo como nuestro Salvador, y digamos que estamos en la gracia, aun todavía, nos falta dar la talla y llegar a conocer la palabra de Dios. Juan 8:31-32; Juan 15:7-8


Israel tiene evidencia, y tiene escritos que nosotros ignoramos. Ellos conocen claramente muchos detalles de los hechos pasados, que los ayudan a comprender con más claridad las cosas qué sucedieron, y conocen cómo llegaron a nuestro presente, pero ¿De qué nos sirve conocer todo eso? Para que No nos confundamos ni nos confundan, y para que No hablemos con certeza de lo que no conocemos.


Conocer bien la palabra de Dios va a traer luz a nuestras vidas de todo que ha estado oculto y que hasta ahora no habíamos podido entender, de esta manera, vamos a saber que hacer cuando se presenten los problemas que nos rodean, comprendiendo el área espiritual donde ellos se desarrollan para así quitarles su poder, esa es la única manera de ser verdaderamente libres. Tenemos al Espíritu Santo, Él nos guía haciéndonos conocer todas las cosas por medio de la palabra de Dios, pero si no la conocemos, podríamos ser vencidos.


Nosotros estamos aprendiendo a conocer a Jesucristo, pero no comprendemos mucho sobre lo que El enseñó, debemos entender que el antiguo y nuevo pacto, como le dicen, se complementan el uno al otro; no se debe estudiar la palabra de Dios sin comprobar lo que antes fue dicho, porque si no, podríamos cambiar lo que Dios dijo, y podríamos darle una mala interpretación, creyendo que la palabra de Dios se contradice.


De Israel vino la simiente santa.

Ellos fueron cegados para que viendo no la pudieran entender. Nosotros en cambio, estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. A Israel Dios le permitió que tropezar por medio de la ley, para que nosotros nos pudiéramos acercar a Él. Debemos también saber que, a los judíos se les quita la venda de los ojos cuando reciben a Yeshua como su Salvador.


No somos mejores que los judíos,

Dios los hizo tropezar por causa nuestra,

Si ellos hubiesen entendido, no habríamos tenido oportunidad.

¡Gracias Israel!


Pueblo apartado por Dios son, al que le dieron el privilegio de ver muchos milagros y de ver muchos prodigios desde tiempos antiguos ¿Cómo podemos llegar a pensar que a ellos se les exige santidad, y a nosotros no? Muchos de nosotros no tenemos ni idea de las cosas que Dios hizo desde la antigüedad con su pueblo Israel, y lo sigue haciendo hasta ahora. Grandes cosas y maravillosas, de las cuales se cuentan brevemente en nuestras biblias.


¿Para qué hemos sido justificados? Pues, para que ahora que tenemos el acceso libre al Padre por Jesucristo, podamos hacer morir las obras de la carne por medio de Él. Jesucristo murió y resucitó para que sigamos sus pasos, muriendo al pecado y viviendo o resucitando para vivir con El. Para Dios no hay sustitutos. No se pueden mezclar las cosas. Lo que es de arriba es para vida, y lo que es de abajo es para corrupción o muerte, aunque seas creyente de Jesucristo.


Romanos 6:8-14 Versión TLA

"Si por medio del bautismo morimos con Cristo, estamos seguros de que también viviremos con él. Sabemos que Jesucristo resucitó, y que nunca más volverá a morir, pues la muerte ya no tiene poder sobre él. Cuando Jesucristo murió, el pecado perdió para siempre su poder sobre él. La vida que ahora vive, es para agradar a Dios. De igual manera, el pecado ya no tiene poder sobre ustedes, sino que Cristo les ha dado vida, y ahora viven para agradar a Dios. Así que no dejen que el pecado los gobierne, ni que los obligue a obedecer los malos deseos de su cuerpo. Ustedes ya han muerto al pecado, pero ahora han vuelto a vivir. Así que no dejen que el pecado los use para hacer lo malo. Más bien, entréguense a Dios, y hagan lo que a él le agrada. Así el pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, porque ya no son esclavos de la ley. Ahora están al servicio del amor de Dios."


Servimos a Dios con nuestras vidas queriendo que Él nos guie hacia su Yeshua, que es la salvación, pero para que se lleve a cabo, tenemos que hacer buenas y nuevas obras delante de Él, para que el pecado no nos pueda vencer. Dios No quiere que alguno se pierda, y en este caminar con Él nos encontramos con tantos problemas, cosas que no nos dejann avanzar, y todo, por no dejarnos guiar.


Tenemos mucho que entender, mientras más claridad haya en nosotros mejor vamos a guiar nuestras vidas y la de los demás. Venimos a este camino y no sabemos que esperar. Mi familia y yo pasamos por muchas dificultades, por no comprender como conducirnos en este nuevo caminar, fue muy duro, hasta el punto de querer todo dejar, sin embargo nuestro Dios nos ha traído hasta este momento para abrir los ojos de todos los que han recibido justificación y han sido llamados para vida por su gracia inmerecida.


Isaías 42:6-9 La Biblia de las Américas (LBLA)

6 Yo soy el Señor, en justicia te he llamado; te sostendré por la mano y por ti velaré, y te pondré como pacto para el pueblo, como luz para las naciones,

7 para que abras los ojos a los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en tinieblas.

8 Yo soy el Señor, ése es mi nombre; mi gloria a otro no daré, ni mi alabanza a imágenes talladas.

9 He aquí, las cosas anteriores se han cumplido, y yo anuncio cosas nuevas; antes que sucedan, os las anuncio.


¡Bendito sea Dios!

Agradecemos a toda aquella persona que el Espíritu Santo haya movido a interceder por nosotros en los momentos en que más lo necesitábamos, todo fue para que pudiéramos entender el propósito de Dios en nuestras vidas; para que pudiéramos cumplir con su voluntad. También, muchas gracias por hablarnos por medio del Espíritu Santo cuando nos enviaba mensajes como este que acabamos de leer en Isaías, por medio del cual nos anunció de antemano las cosas por venir cuando aún no lo comprendíamos, y gracias a todos los que siguen intercediendo por nosotros para gloria de Dios Padre.

Bendiciones a todos y sigan con nosotros, porque el Señor nos ha dado cosas nuevas, y nos estamos preparando para compartirlas con todos ustedes.



¡Hasta Pronto!



64 views
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Trademark® 2019 Linaje Escogido. Todos los derechos reservados Linaje Escogido.