Search
  • Linaje Escogido REAL

El Lugar Del ESPÍRITU SANTO

Updated: Feb 22

Por una Mamá Julio 30, 2018



La iglesia debe salir victoriosa y debe de morir para que pueda crecer en poder.

La iglesia debe de morir para surgir en el poder del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es el que guía la iglesia; es el que le dice a la iglesia lo que tiene que hacer.

El Espíritu Santo debe tener el primer lugar.

En el Antiguo Pacto, Dios se manifestó en diferentes formas. En el Nuevo Pacto, Jesús vino a poner el fundamento de la iglesia, y cumplió con el propósito de Dios. Al irse Jesús, el Espíritu Santo se manifestó, como Señor de la iglesia, y comenzó el proceso de edificación y de restauración con el fin de prepararle al Señor Jesucristo, una novia vestida de lino fino sin mancha y sin arruga.

La iglesia tiene dueño y muchos invitados, y en ella cada uno tiene su lugar. El Espíritu Santo nos dice a todos los que hemos sido sellados por Él, lo que tenemos que hacer para que podamos dar nuestra aportación en la ayuda de la edificación; porque nosotros somos la iglesia. Todos hemos sido llamados a ayudar para que podamos estar listos en el día de nuestra redención, o nuestra partida de esta tierra con él Señor.

La iglesia no es un lugar, ni cuatros paredes en donde ministrar. La iglesia está compuesta por grupos de personas dispersados por toda la tierra; con el propósito de preparados para el día del encuentro con el Señor.

En Hechos capítulo 8, podemos ver como muchos fueron dispersados de las ciudades de Israel, y aun así, el Espíritu Santo los capacitó, y les dio trabajo que hacer. Hemos sido llamados con un mismo propósito, y es el de ayudar en la formación de una iglesia limpia, sin mancha y sin arruga, en el que todos debemos poner de nuestra parte.

Se nos dice en la palabra de Dios que si El no edifica la casa en vano trabajan los edificadores, Salmos 127:1 Versión PDT

¿Entonces ahora, cual es la confusión?

Juan 16:13-15 LBLA "Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir. El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que Él toma de lo mío y os lo hará saber".

En Todo, Todo, Todo trabaja Dios; nosotros dependemos de Él, y sin Él nada podemos hacer. Para la edificación de la iglesia lo necesitamos a Él; el Espíritu Santo hace la obra de capacitar a todo cristiano, y lo edifica o lo enseña para que sea más como Jesús. Debemos escuchar lo que el Espíritu Santo nos quiere hablar, porque solo Él nos puede hacer entender de que manera trabajar, al fin y al cabo es la obra del Señor; y si queremos ayudar a los que vienen a los pies de nuestro Señor Jesucristo, debemos hacer la obra que el Espíritu Santo nos da para hacer, porque el conoce muy bien las almas que quiere restaurar.

Hay algo que tanto el pastor como la oveja tienen que entender; si la oveja esta haciendo algo mal, el pastor le tiene que hablar y hacerla recapacitar; y si el pastor o algún otro ministro está haciendo algo mal, a la oveja también le va a tocar hablar. Todo es para la edificación de la iglesia; no hay nadie grande entre nosotros solamente Dios, tanto los pastores como los ministros son parte del pueblo de Dios, y a Dios tienen que obedecer. Dios habla a través del vaso o de la persona que a Él le parezca; sobre eso no tenemos que poner ley, mas bien, debemos estar prestos para recibir lo que en ese momento Dios nos quiera dar para podernos edificar.

¿Pero cuál es nuestro lugar? El Espíritu Santo en la iglesia tiene su lugar, pero muchas veces no lo queremos escuchar. Para trabajar en la obra de Dios, nos es necesario entender que todos necesitamos restauración y ser limpios de toda opresión, para poder desempeñar mejor nuestra labor.

La iglesia desde hace mucho tiempo se ha dado a conocer por los milagros del Espíritu Santo; quien en ningún momento ha perdido su poder, solo que hoy en día nosotros nos hemos acostumbrado a asistir a los servicios, y no a dedicarnos a limpiar nuestras vidas de todo el peso que nos puede estorbar, en nuestras casas y en la obra de Dios; solo así su poder se va a manifestar para que la gloria de Dios nuevamente tome su lugar.

El Espíritu Santo conoce la obra que tiene que hacer, y Él nos la puede mostrar, pero no debemos argumentar creyendo que nosotros sabemos más; si le pedimos que nos diga que hacer; vamos a recibir la manera correcta con la que debemos trabajar. Es mejor tenerlo de nuestro lado y que obre a nuestro favor, en vez de contristarlo, que a lo que estamos acostumbrados; queriendo hacer nuestro parecer.

Hay veces que alguno quiere algo que Dios en ese momento no le quiere dar, e intercedemos sin saber cuál es su voluntad. El Espíritu Santo es poder; Él nos conoce, Él sabe de qué tenemos necesidad, y por eso a El debemos preguntar ¿Señor, cual es la necesidad? Dios siempre con el ser humano ha querido trabajar, pero como el título de una película, muchas veces somos duro de matar; nosotros debemos morir a todo ese orgullo, que como a Dios le agrada no nos permite trabajar. Cuando trabajamos y estamos bajo el mando de otra persona, bien nos dicen que hacer y sabemos obedecer, pero a nosotros nos cuesta humillarnos delante de nuestro Rey.

El Espíritu Santo nos va a guiar, si le permitimos ayudar en todo lo que tenemos que hacer en la obra del Señor. Todas las cosas en el servicio a Dios, a Él se las debemos entregar, solo Él conoce el dolor, la angustia, la enfermedad, y el mal que las almas pueden llegar a pasar; nadie nos conoce más que Dios. Dios es nuestro ayudador, todas las cosas fueron hechas para El, y solo Él sabe cómo son y como deben de ser. Él sabe a quién poner a servir, y sabe a quien enviar; como le sucedió a Bernabé y a Saulo (Pablo).

Hechos 13:2 Versión LBLA "Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado".

En este verso de Hechos, estaban en un ambiente de adoración, y recibieron del Señor dirección para la edificación del cuerpo de Cristo. Mientras le servían al Señor, dice la palabra que ayunaban y el Espíritu Santo les habló. A ellos les sucedió en ese momento, como cuando Jesús fue bautizado, los cielos se abrieron y hubo gran bendición, y recibieron como Jesús el llamado al servicio a Dios.

La palabra ministraban de Hechos 13:2

Es la palabra leitourgeo G3008 del Diccionario Strong.

Quiere decir:

1. Servir

2. Hacer funciones religiosas

3. Adoración

4. Obedecer

5. Adorador de Dios

6. Ministrador

7. Ministro

La iglesia cree que lo sabe todo, y le quita al Espíritu Santo el lugar que debe tener. Muchas personas han trabajado en la obra del Señor y queriendo hacer bien, han causado mucho mal, y todo por no entender cómo se debe trabajar.

Recuerden que el pueblo está compuesto por ministros, lideres, ancianos, y todo el que esta llamado y sellado por él Señor, pero hay personas entre el pueblo del Señor que maltratan al pueblo de Dios, otros que le roban al pueblo del Señor trayendo mentira y falsedad a la casa de Dios; pidiendo dinero para llenar y satisfacer sus corazones llenos de maldad. No hemos sido llamados para hacer lo que queramos, no es nuestra casa ni tampoco nuestra vecindad; la casa de Dios se debe respetar y debemos dejar todo ese mal. En el Antiguo Testamento el pueblo del Señor llevaba lo que estaba ordenado por Dios, había primicias, ofrendas votivas, ofrendas mecidas, ofrendas de paz, quemadas, voluntarias, ofrendas elevadas, etc.

La palabra nos enseña en el Antiguo Testamento que los sacerdotes ministraban a Dios, y en el servicio lo adoraban, y lo exaltaban delante del pueblo. Toda ayuda que se traiga a la casa del Señor tiene que tener el propósito de agradar a Dios en el sostén del lugar de adoración, y otras cosas necesarias para el respaldo del pastor; no para hacer show presentando al Señor como anfitrión. Vimos que los apóstoles y los que servían, mantenían un servicio agradable al Señor, es decir, con el orden de Dios.

2 Reyes 25:13-14 RVR1995 "Los caldeos quebraron las columnas de bronce que estaban en la casa de Jehová, las basas y el mar de bronce que estaba en la casa de Jehová, y se llevaron el bronce a Babilonia. También los caldeos se llevaron los calderos, las paletas, las despabiladeras, los cucharones y todos los utensilios de bronce con que ministraban."

Porque Dios se desagrado de las cosas que se hacían dentro del templo del Señor, Dios permitió que Babilonia, es decir el mundo, entrara al templo; a la casa de Dios; que rompieran primeramente las dos columnas del templo, que significan: El Antiguo y el Nuevo Testamento. Dejando ver que en la casa del Señor, necesitamos de los dos testamentos para guiar al pueblo de Dios. Quiero que entiendas como trabaja Dios: en el Arca del Pacto se encuentran las segundas tablas de la ley de Dios, las primeras las rompió Moisés, esto representa que el antiguo pacto fue roto, dando lugar a las segundas tablas escritas por manos de hombres guiados por la presencia de Dios. El Nuevo Testamento fue escrito por hombres, y también guiados por la presencia de Dios, es decir el Espíritu Santo. De esta manera tenemos las segundas tablas; que cuando nosotros no hacemos lo que dice la palabra de Dios correctamente; las rompemos tal y como lo hizo Moisés. Espero que me puedas entender.

Mateo 24:35 RVR1960 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Hebreos 4:12 Versión NBD Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.

El apóstol Pedro recibió revelación acerca de lo que los profetas del Antiguo Testamento habían recibido de Dios, estas personas no hacían las cosas por sí mismas, sino que fueron guiados por el Espíritu Santo de Dios.

1 Pedro 1:11-12 Versión LBLA escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

Los profetas que recibieron en ese tiempo lo que Dios les confío, sirvieron el propósito de administrarlo para que a nosotros nos sea manifiesto, todo lo hizo Dios a través de su Espíritu, el cual tiene todas las respuestas que necesitamos desde el pasado hasta el tiempo futuro.

La palabra Administraban Es la palabra Sharat H8334 del Diccionario Strong 1. Atender el servicio

2. Adoración

3. Administrar

4. Ministerio

5. Servidor

6. Sirviente

7. Esclavo Debemos entender que el servicio a Dios, tiene que ser agradable a Él; nosotros no somos perfectos para poder hacer las cosas bien; y si en las cosas de Dios podemos hacer algún bien, no somos nosotros ni es por nuestro poder, la palabra de Dios dice:


“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13

Quien mejor que Dios para decirnos que hacer, nosotros mismos no nos podemos sostener, en el versículo 12 de Filipenses, el apóstol Pablo dice: “en todo y por todo he aprendido el secreto” si algo podemos hacer, resistir o soportar, incluso cargar, el secreto es que Cristo hace la obra en nosotros para que podamos aguantar, si no fuera así no podríamos soportar. Si en nosotros ha habido algún cambio es porque esa fortaleza vino de Él, por eso dice la palabra en Lucas 11:24-26


Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, pasa por lugares áridos buscando descanso; y al no hallarlo, dice: ``Volveré a mi casa de donde salí.” Y cuando llega, la encuentra barrida y arreglada. Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrando, moran allí; y el estado final de aquel hombre resulta peor que el primero.

Ni por nosotros mismos podemos cambiar; si nos alejamos de Dios volveremos a nuestra forma habitual, y como lo dice el versículo anterior, nuestra vida sería aún peor, por eso no debemos apartarnos de Él. Nuestra realidad para dejar de vivir en la maldad se llama Cristo Jesús, y fuera de El verdaderamente nada bueno podemos hacer.

Si tenemos la habilidad de predicar es porque el Señor nos dice que hablar; y hasta en el momento de la predicación recibimos revelación. La predicación es parte de nuestra recuperación; ahí recibimos el consejo de Dios para nuestra reformación, y la revelación de la palabra de Dios para que aprendamos a corregir la mala manera de vivir.

Mateo 4:16,17 "El pueblo asentado en tinieblas, vio gran luz; Y a los sentados en región y sombra de muerte, Luz les esclareció. Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado".

¿Así que, cual es nuestro lugar?

Todos somos necesarios, y dispensables en la obra del Señor, porque Dios, el Gran Rey de la creacion, y el Gran Yo Soy; en nosotros se quiere fijar o se ha fijado ya. No depende de nosotros; solo tenemos que estar prestos a dejarnos usar. Con ayuno (Isaías 58) y con oración debemos soltar nuestras ligaduras para que su poder en nosotros se manifieste, y lleve a la iglesia al nivel que debe tener, toda la iglesia debe tener el mismo parecer, nos debemos decidir a agradar a nuestro Rey.

Juan 3:5-8 (PDT) "Jesús respondió: Te digo la verdad: el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar al reino de Dios. El que nace de padres humanos tiene vida física, pero el que nace del Espíritu tiene vida espiritual. No te sorprendas si te digo: “Ustedes tienen que nacer de nuevo”. El viento sopla para donde quiere ir. Tú lo escuchas soplar pero no sabes de dónde viene ni para dónde va. Así es con todos los que nacen del Espíritu".

¿Cómo deberíamos trabajar en iglesia?

Como personas normales o como espirituales.

Bendiciones



2 views
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Trademark® 2019 Linaje Escogido. Todos los derechos reservados Linaje Escogido.