Search
  • Linaje Escogido REAL

La Familia

Updated: Feb 22

Por una Mamá Agosto 14, 2018




1 Timoteo 3:1-7 Versión TLA "Si alguien desea dirigir una iglesia, realmente desea un buen trabajo. Pero debe ser alguien a quien no se le pueda acusar de nada malo. Debe tener una sola esposa, controlar todos sus deseos, y pensar dos veces lo que va a hacer. Debe comportarse correctamente, recibir con gusto en su hogar a los visitantes, y saber enseñar. No debe ser borracho ni violento, ni buscar pelea. Al contrario, debe ser amable y tranquilo, y no estar preocupado sólo por el dinero. Además, debe gobernar bien a su propia familia y educar a sus hijos, para que sean obedientes y respetuosos. Porque si no puede gobernar a su propia familia, tampoco podrá gobernar a la iglesia de Dios. Y no debe ser alguien con poco tiempo de haber creído en Jesucristo, pues puede volverse orgulloso, y entonces recibirá el mismo castigo que Satanás. Por último, debe contar con el respeto de la gente que no cree en Jesucristo, para que nunca pase vergüenza delante de ellos ni caiga en alguna trampa de Satanás".


La familia es lo más importante que tenemos aquí en la tierra, después del Padre, del Señor Jesucristo, del Espíritu Santo y la palabra de Dios. Dios no se equivoca, la familia ocupa un lugar muy importante en la vida de cada uno de nosotros. Muchos aprecian y valoran el tener una familia, pero otros no.

Pero ¿Cómo se puede valorar la familia? No es que tienes que tener todo el dinero del mundo para demostrar su valor, con solo ocuparte de ella basta. Hay familias que no tienen dinero, pero tienen amor, comprensión entre ellos y como resultado de eso, unión. Tener una familia es algo muy valioso, en ella encontramos fortaleza para nuestro diario vivir.


Tener una familia tiene sus altas y sus bajas, trae felicidad y también tristeza, muchos hasta sienten que la familia es causa de desgracias, de desastres, de dolor, de angustias, y muchas veces sienten que es la raíz de sus problemas y no están lejos de la realidad, una familia no trabajada por Dios es un arma de doble filo. Hay familias que aun sin Dios son familias ejemplares, gracias a la forma en que fueron criados y enseñados, cosas que se siguen transmitiendo de generación en generación. Hay otras familias que no tienen enseñanza solida ni estable, y han sido criados haciendo las cosas según lo que les pareciere. Si tienes una familia y no te ha ido bien con ella, siempre queda tiempo de restauración.


El fundamento que usemos para criar a nuestros hijos es la base esencial para levantar la familia. El mejor fundamento que podemos tener es el de la palabra de Dios.


La comunicación es importante para hacer todas las cosas; la mejor manera de transmitir algún mensaje es a través de ella. El Señor siempre habló, el dejo saber lo que necesitaba, alzo su voz para dar dirección de como seguir un orden, amonestó, aconsejó, bendijo por su palabra, dió leyes, preceptos, ordenanzas; es mas, hasta ahora su palabra no se ha dejado de oír, nosotros debemos hacer lo mismo, nuestra voz no se debe dejar de oir. Para enseñar tenemos que hablar. A nuestros hijos no debemos dejar sin el consejo que les puede transformar. Ellos deben oír la voz de sus padres en todo tiempo; nosotros los debemos ayudar y si no estan haciendo las cosas bien, los debemos estorbar. Tenemos que estar al tanto de todo lo que ellos hacen, el detalle está, en no tratarlos mal. Si hicieron algo mal debemos hacerles ver su error. Y si se comportan bien los debemos aconsejar para que hagan aún mejor.


Proverbios 18:21 Versión PDT "Lo que uno habla determina la vida y la muerte; que se atengan a las consecuencias los que no miden sus palabras".

Lo que hablamos es de mucha importancia. La palabra de Dios es veraz, siempre nos dice la verdad, ella nos deja saber lo que necesitamos conocer y entender. Si no sabes cómo hablar, corregir, o aconsejar, la palabra de Dios no te debe faltar. Dios tiene todas las respuestas para tu necesidad, pide a Dios revelación para poder dar a tu familia lo que verdaderamente necesita. Debemos buscar la ayuda del Espíritu Santo para poder resolver todos los asuntos y problemas que se puedan presentar en la familia.


La familia hay que trabajarla. Es como plantar semillas de las que queremos cosechar.


¿De qué manera las podemos hacer producir?

Primero, asegurarnos que la semilla tenga buena naturaleza, saber bien de donde proviene antes de enseñarla.

Segundo, revisar la tierra, inspeccionarla y conocer si es apta para plantar; teniendo pendiente que no todos somos capacez de recibir.

Tercero, limpiarla la tierra y quitar las impurezas que más adelante puedan llegar a estorbar, dentro de nuestra mente hay cosas que pueden llegar a dañar lo bueno que estemos recibiendo.

Cuarto, plantar la buena semilla, cuidando de darle todo lo necesario para que pueda crecer y producir sus frutos sin estorbo.


¿Qué quiero decir? Lo primero que tenemos que saber es de qué carece nuestra familia. Si es respeto hay que trabajar el respeto; si es la sujeción a trabajar la sujeción; si alguno de nuestros hijos es desobediente, a trabajar para corregir esa deficiencia, la pregunta es ¿Cómo?


En el caso de los hijos, es esencial hacerles ver sus errores y decirles cuál es la manera en que deben comportarse; todo para que arreglen la manera de hacer todas las cosas. Háblales una y otra vez como lo hace Dios, que nos habla muchas veces antes de tomar otra acción. Si a tus hijos les diste oportunidad de cambiar y no lo han hecho es hora de la corrección. La disciplina y la corrección van de la mano, no debemos dejar que nuestros hijos hagan lo que quieran; tenemos que enseñarlos, ayudarlos y apoyarlos.


Proverbios 19:18 "Corrige a tu hijo mientras hay esperanza, pero no desee tu alma causarle la muerte".

Fuera del hogar donde no vemos como se comportan es difícil guiarlos, ahí es donde se ve el trabajo que como padres hemos hecho y si es verdad que de nosotros han aprendido. He sabido sobre jovencitas que fuera del hogar y siendo ya mayores de 20 años se han dejado convencer por otros u otras que las enseñan a fumar sustancias controladas y a hacer uso del alcohol y todo eso muchas veces, por la falta de atención. No importa que edades tengan tus hijos todavia les puedes enseñar,

si aun viven en casa mucho mejor, pero si no, no los dejes de aconsejar, un consejo nunca llega tarde, siempre hay tiempo para enmendar. Si es por la manera de vestir, tu los puedes corregir, allá afuera les dicen como hacerlo, pero ellos no son de afuera para que sigan sus consejos (ellos no se mandan solos, tu eres el o la que los gobierna), así que diles lo que tienen que hacer.

Hebreos 12:7-8 Versión RVR "Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿Qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos".

Hay veces que creemos que podemos hacer las cosas por nosotros mismos y que no necesitamos de nuestra familia, pero si nos alejamos de la familia que es la que conoce como somos y no les damos a ellos lugar en nuestras vidas, podríamos creer que tenemos una vida llena y plena, pero en verdad, es una vida falsa y vacía porque queremos cubrir nuestra verdadera necesidad. En la familia tenemos con quien hablar, quien nos pueda escuchar o ayudar. Nosotros mismos podemos llegar a tener una familia, pero, si no aprendemos a dar frutos buenos en la que crecimos, aun que no queramos aceptarlo, las mismas faltas y carencias que tuvimos, se manifestaran en diferentes areas de la que obtuvimos.

Cada uno debe aprender a dar lo mejor de si mismo y mas si ya conocimos al Señor. El nos llama para restaurar todo lo que en nosotros este torcido y si tendemos a alejar de nosotros a los demás, no vamos a ser ni biblicos ni productivos como nos ordenó el Señor. Si creemos en Dios, se supone que hayamos aprendido que debemos amar a nuestro enemigos, y debemos aprender que nosotros mismos somos nuestro principal enemigo.


La familia es lo mas precioso que tenemos aquí en la tierra después del Espíritu Santo, sin ella podríamos caminar solos, alejados de todos, en terrible soledad y lejos de casa sin el consejo que puede evitar que nuestra vida caiga en un ciclo de mal, andando solo y buscando lo que creemos nos va a llenar, pero al no encontrar lo que necesitamos, podriamos caer en cosas tan bajas que nuestras vidas puedan llegar a afectar.


Lucas 15:12-13 Versión RVR1960 "Y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente".

Definitivamente, solos no podemos, si tenemos necesidad en la familia hay consejos que en el momento preciso nos pueden llegar a liberar, de lo malo que a nuestra mente puede llegar. La vida del cristiano es muy compleja o complicada, podemos hacer cosas preciosas y poderosas, pero dependemos de otros para que no nos lleguemos a desviar, es decir, que dependemos de cómo otros nos ven para que nos mantengamos haciendo el bien. Es mejor que resolvamos todo entre familia y no que otros vean lo que debimos eliminar.


¿Quién mejor que la familia para ayudar a corregir nuestras vidas y para ayudarnos a quitar todo lo que nos puede hacer mal?


Tenemos que entender que la familia no fue levantada sabiendo todo de la vida, cada familia tiene que trabajar para obtener los frutos deseados y tiene que plantar lo que quiere recibir en un futuro de ella. El Señor nos envio a transformar vidas y la familia no queda exenta. Todos en esta vida se debe ir renovando y que mejor que con la ayuda del Señor Jesucristo y del Espíritu Santo de Dios, quien convence al mundo de pecado, de justicia, de juicio y que nos guía a toda la verdad, Juan 16:8.

¿Quién mejor que nuestro Dios para decirnos como guiar nuestra familia?

Con la ayuda de Dios podemos vencer todo lo que se quiera oponer a que tengamos una familia saludable y podemos llegar a pensar ¿Como nos puede ayudar Dios si no lo podemos ver? Dios esta en todos lados, Él aun visita nuestra casa para bendecirnos a travez de sus hijos, si somos dignos de poderla recibir.


Mateo 10:12-13 RVR1995 “Al entrar en la casa, saludad. Y si la casa es digna, vuestra paz vendrá sobre ella; pero si no es digna, vuestra paz se volverá a vosotros”.

Así que no pensemos que El no viene a buscar frutos a nuestra casa, El viene a buscar un tipo de fruto; buenos frutos. Dios trabaja por familias, cuando Dios llama, debemos estar atentos a su voz y no rechazarlo. Cuando Dios quiere trabajar con alguno, Él lo enseña a ser la persona que vino a llegar a ser.

Génesis 18:19 "Porque yo lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que el Señor cumpla en Abraham todo lo que Él ha dicho acerca de él".

La vida es buena, pero como dijo el rey Salomón, el hombre que lo probo todo; todas las cosas son vanidad: el afán, el trabajo, la vida, todo es vanidad. Al final todo se queda en esta tierra, y lo que tenemos de valor es nuestra palabra, por eso todo lo que hagamos para restaurar nuestra familia no es en vano, las palabras que invirtamos en ella, van creciendo en las vidas de nuestros descendientes. Tenemos que dejar buena semilla en esta tierra; tenemos esta vida prestada, por eso debemos hacer el bien que fuimos llamados a hacer, sin Dios vivimos en esta tierra de la manera equivocada y sin saber cómo hacer las cosas bien.


En el caso de los casados; hablar y conversar acerca de lo que no nos gusta del esposo o esposa es saludable para las parejas ¿De qué manera nuestro compañero va a saber lo que nos molesta o lo que no nos gusta, si no se lo dejamos saber? El pareja puede ser sacudida al hablar sobre cosas que puedan estar afectando la relación, pero aunque el decir las cosas llegue a traer desacuerdo o contienda, tenemos que decirlas para restaurar las áreas en las que estamos fallando o en las que estamos careciendo. Los desacuerdos son lo de menos, si queremos arreglar nuestra situación no debemos tener temor, confía en el Señor no pelees, solo entrega al Señor la situación que Él es el que puede llegar a convencer a tu esposo o esposa; solo confía que después de todo eso, la situacion se va a restaurar. Hay tantos problemas y tantas cosas que se hacen mal en una casa, cosas que debemos arregalar.


La union entre un hombre y una mujer es el fundamento o la base de la familia. Es lo primero que se debe establecer para que todo lo demás crezca de manera saludable. En el hogar, el esposo y la esposa deben saber cual es su lugar.


1 Corintios 11:3 Versión RVR Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

Sea cristiano o no, el hombre de la casa no pierde su lugar.

El hombre es la cabeza de la mujer y la mujer es la gloria del hombre,

1 Corintios 11:7 Versión RVA


El esposo es el proveedor de la casa, él es digno de respeto, lealtad y obediencia. Él tiene todo el derecho de gobernar su casa y a todos los que hay en ella.


A la mujer le fue dicho por causa de la desobediencia de Adán y Eva: “Desearás a tu marido, y él te dominará”, Genesis 3:1 6 Versión NBD


El esposo tiene derecho sobre la mujer y ella debe sujetarse a su marido. La mujer casada no se gobierna sola o por así decirlo: no se manda sola. Su esposo le tiene que decir a ella lo que tiene que hacer, la mujer tiene que aprender a obedecer, aunque no le guste, pero no es para sentirse mal o para que se sienta derrotada, sino, para que la mujer aprenda a caminar en sujeción. A Eva le sucedió, y nosotras como mujer no somos la excepción; la mujer es más frágil y más fácil de engañar y solo a través de su cabeza Dios la va a guiar para que aprenda a no dejarse convencer por el mal.

Hay mucha confusión acerca de la familia en la iglesia y por ahí no sabemos, cuál es nuestro lugar en esta situación; primero es Dios en nuestras vidas, luego la familia y después el compromiso o responsabilidad en la iglesia.


Si la mujer es cristiana y su esposo no lo es, ella debe sujetarse a su marido porque así ella le da testimonio de su conversión. Ella debe hablarle a su marido de lo que desea hacer en la iglesia y buscar que el este de acuerdo con ella, sin contienda; si el marido no lo está, su marido es el que gobierna. Debemos obedecer a nuestra cabeza, así es con todo lo que tenemos que hacer. Si el hombre es cristiano y la mujer no lo es, no hay mucho que decir, la mujer debe seguir a su marido a donde quiera que el vaya, así fue mi conversión.


Efesios 5 22-26 Versión LBLA “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra”,

Muchas mujeres años atrás obedecían a sus maridos, aunque no eran cristianas, ellas habían sido enseñadas de generación en generación; esas enseñanzas fueron basadas en la palabra de Dios.

En aquel tiempo las enseñanzas estaban mejor fundadas y más puras que ahora, porque hoy en día no todos las practican ni aun la mayoría de las familias. No digo que las mujeres de hoy no lo hagan, pero hoy en día muchas de esas enseñanzas se han perdido y ahora son más difíciles de aceptar. Por eso hay hombres frustrados y amargados porque en su casa no les dan su lugar. La mujer cristiana tiene que sostener su casa con oración, ruegos y suplicas delante de Dios, para que El intervenga a favor de su familia.

Colosenses 3:18-19 "Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor. Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas".

Del hombre se encarga Dios, la mujer debe dar testimonio de que conoce a Dios por sus obras y entonces Dios actuará a su favor; porque si ella no lo hace, el hombre, su cabeza, comenzará a quejarse y Dios no se agradará de ella. La palabra de Dios contiene todo lo que necesitamos para todas las facetas que nos va a tocar enfrentar.


El hombre es un vaso frágil, asimismo la mujer es el vaso más frágil, el esposo debe amar a su mujer, ella debe sentir el cuidado y la protección de su esposo. Si los dos son cristianos gloria a Dios, deben buscar que el orden de Dios se establezca en sus casas. Tenemos que honrar a Dios en todo lo que hacemos y darle gracias por todo lo que tenemos. El hombre y la mujer deben conocer cual es el orden de Dios para que puedan cerrar toda puerta que haya estado abierta y asi evitar que Satanás o el diablo en nuestra casa se establezca. Hay que buscar estar de acuerdo y que los hijos estén sujetos. Hay tantas enseñanzas para nosotros en la palabra de Dios, debemos apoderarnos de ellas, debemos vivir por la palabra de Dios; ella es nuestra solución.

Hebreos 4:12 Versión Dios Habla Hoy "Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón".

Bendiciones!



20 views
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Trademark® 2019 Linaje Escogido. Todos los derechos reservados Linaje Escogido.