Search
  • Linaje Escogido REAL

Proceso

Updated: Feb 21

Por una Mamá Septiembre 18, 2018



Proceso - lo cual significa progreso, avance, marchar, ir adelante, ir hacia un fin determinado.


Hebreos 10:26-31 Versión LBLA “Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios. Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mia es la venganza, yo pagare. Y otra vez: El Señor juzgara a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo!”

Como hombres y mujeres inexpertos en el camino de Dios, vamos a querer hacer las cosas por nuestras propias fuerzas, poniendo mucha energía en todo lo que hagamos, y queriendo hacer todas las cosas en apuro; como los toros que tienen mucha fuerza, que tienen mala sangre, y que quieren mostrar su poder. El resultado de haber sido trabajado por Dios produce en nosotros paciencia, para poder llegar a enfrentar todas las cosas en un sentido de pasividad, significando que todo lo que vallamos a hacer, primero lo vamos a pensar, para después actuar.


Cuando hablamos de esto, podemos llegar a pensar en lo que dice el verso de

Mateo 11:12 Versión RVR, “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”. Y podemos llegar a pensar que debemos hacer las cosas por la fuerza, pero en realidad a nosotros el Señor no nos ha mandado a hacer uso del mal carácter ni de la violencia. Mientras más cargada este nuestra mente, menos vamos a poder en Dios descansar.


Mateo 11:12 Versión DHH

"Desde que vino Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los que usan la fuerza pretenden acabar con él".


La palabra violentos, no es como la podemos pensar a simple vista, sino que es un juego de palabras dichas por Dios. Violento en griego es la palabra biastés - esto significa algo forzado, es decir, (figurativamente) energético. Esta palabra se deriva de la palabra griega, biázo - que significa, forzar, (reflexivamente meterse a la fuerza), es decir pasivamente, ser atrapado, sufrir violencia, es decir esforzarse hasta el fin.


Queriendo decir que, aunque recibamos ataques que, aunque creamos que no vamos a poder soportar, debemos hacer el esfuerzo para permanecer firmes y aguantar; sin dejarnos mover, aunque el enemigo nos quiera vencer. Nuestros enemigos nos van a querer llevar hacia el mal, pero nosotros nos debemos esforzar. Debemos ser valientes para no dejarnos derrotar; esa es la fuerza que debemos usar para permanecer, el ser pasivos en este sentido para no dejarnos derrotar, es decir, soportar algo sin poner resistencia, porque Dios quiere nuestra paz. Si logramos resistir al deseo de contraatacar, ahí es cuando vamos a comenzar a cambiar nuestra vida en general.


1 Pedro 5:9 Versión RVC Pero ustedes, manténganse firmes y háganle frente. Sepan que en todo el mundo sus hermanos están enfrentando los mismos sufrimientos.


Nosotros como personas (nuevas) significando inmadurez, creemos que sabemos hacer todas las cosas y tendemos a correr; como cuando los bebes comienzan a experimentar.

Sin embargo, debemos aprender a tener madurez, y hacer las cosas como la mayoría de las personas de avanzada edad, que caminan despacio, pero dan pasos seguros en su andar, ellos hacen las cosas por experiencia, por todo lo que han vivido, y no por pura emoción.


Con una paciencia así, vamos a poder conquistar todas las cosas en esta tierra. Ya no vamos a vivir para alimentar el temor. Vamos a ser aptos para oír, para recibir mandatos y para poderlos cumplir.


Al tener inmadurez en nosotros, y no hablo de edad, sino de lo nuevo que somos en lo que de Dios podamos conocer. Talvez no hayamos experimentado mucho de la vida; lo que puede llegar a provocar que podamos actuar de manera equivocada, sin escuchar consejos, ni oír ni obedecer, prácticamente haciendo lo que queramos. Lo que Dios quiere es que, como Jesús, podamos llegar a obedecer, cumplir los mandatos, ser hacedores de la palabra y cumplir con el propósito que Dios nos esté encomendando.


Jesús dice que Él es manso y humilde de corazón, y nos pide que tomemos su yugo, que aprendamos de Él para que podamos trabajar y progresar según el tiempo de Dios; no a la carrera, no haciendo las cosas como queramos, sino esperando a que El Señor nos guie para hacer las cosas conforme a su voluntad; ese es el resultado de haber sido trabajados y moldeados por nuestro Señor y Salvador.


Mateo 11:28-30 Versión LBLA Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.

Por Jesús, hemos recibido el diseño de la vida que debemos seguir, Él fue llamado para cumplir con el propósito de Dios, El recibió el llamado o escogido de Dios desde que fue decidido en los cielos y escrito en la palabra de Dios. Se le preparó un cuerpo para venir a esta tierra, cumplió con lo que se había dicho acerca de Él, Hebreos 10:5. El Señor ensenó, anunció buenas nuevas, fue sumergido en las aguas, llevado al desierto, enfrentó gigantes u (oposición); los cuales enfrentó por la palabra de Dios y el Espíritu de Dios, y llego a cumplir su ministerio al traernos salvación.


El Señor Jesús, israelita, y también como nosotros, de ascendencia gentil, ejemplo: Booz y Rut, la moabita. Rut 4:17 “Y le dieron nombre las vecinas, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Este es padre de Isaí, padre de David”. La genealogía de Jesús, del linaje del rey David, Lucas 3:32. Él tenía en su genética y en su linaje la sangre de personas que estaban apartadas de Dios y a pesar de eso, vivió para agradar a Dios. Fue escogido por Dios, traído a la tierra por el Espíritu Santo y lleno de Él desde el vientre de su madre, Él fue preparado para darnos la capacidad de limpiarnos de todo pecado y de todo mal. Se guardó de toda la transgresión que en el transcurso de su vida le pudo afectar, y así cumplir con el propósito de Dios.


Nosotros que estábamos apartados de Dios, traíamos en la sangre la contaminación de lo que no es de Dios, y por lo que Jesús venció en su carne, somos también participes de su purificación; nos libró de la manera de vivir y ahora en Cristo Jesús, tenemos libertad para andar en este camino de santidad.

"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados", Isaías 53:5.


Lucas 1:17 Versión RVR E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Jesús, Escogido Para Cumplir El Diseño De Dios.

Escogido Como Cordero Para Morir, Al Igual Que Los Corderos Preparados Para El Sacrificio. Un Cordero Perfecto Y Sin Defecto, Con Su Sangre, Una Vez Para Siempre, Nos Limpió.


Dios sabe que, con la sangre pecaminosa no podíamos hacernos justos ante El.

Por eso, escogió a su hijo Jesucristo para que con su sangre lo pudiéramos vencer.

Recibimos el sacrificio que hizo Jesús, en las aguas del bautismo quedó sepultada nuestra vida anterior a Jesús, a la cual aguas renunciamos y la dejamos atrás, ya no hay excusa para seguir agradando al pecado, porque de esa vida hemos sido liberados. De ahí en adelante, hemos tenido el camino libre para hacer todas las cosas nuevas con la nueva naturaleza que Dios nos da. Con esta nueva creación, ahora ya nada es imposible, porque corre por nuestras venas, la sangre preciosa de Jesús. Hemos Recibido Una Transformación.


El sacrificio de Jesús se dio de esta manera:

Hebreos 10:8-9 Versión RVR, Diciendo primero:Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego:He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.


En la voluntad de Dios estaba el dejar de hacer los sacrificios que no hacían permanecer limpios a quienes los practicaban, a esto se refiere cuando dice quita lo primero, explicado en Hebreos 10:11.


Lo último que se estableció fue el sacrificio de Jesús; sacrificio perfecto que permaneció para poder hacer limpios a todo al que Dios recibe. Podemos hacer el trabajo de perfección, después de lo que hizo Jesús.

En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre, Hebreos 10:10 Versión RVR


Después del sacrificio ¿Que se puede decir?


pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”. Hebreos 12-14


Significando que ahora sí, lo podemos hacer.


Del Espíritu Santo se dice esto:


Hebreos 12-14 “pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificad

Significando que ahora sí, lo podemos hacer.


Del Espíritu Santo se dice esto:


Hebreos 10:15-18

“Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos. Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado”.


El Señor nos ama tanto, que hasta se entregó así mismo por ti y por mí, y hasta envió a su Espíritu Santo, a ayudarnos a ti y a mí. A ayudarnos a cambiar nuestra mala manera de pesar para vivir en plena libertad. El Espíritu Santo se encarga de poner en nosotros las leyes de Dios, especialmente serán escritas en nuestras Mentes; una vez que tomamos la decisión de limpiarnos del mal.

Con las leyes del Señor dentro de nosotros, vamos a caminar.

¿Porque en nuestras mentes?

Porque ahí es donde se crea la lucha contra el mal, también, ahí es donde nos revelamos contra Dios y donde desobedecemos a Dios. Nuestra mente es un arma poderosa, es donde recibimos ataduras o recibimos libertad. Fuimos llamados para hacer el bien, pero nos dejamos corromper. Dios no se equivoca, El conoce todas las artimañas del enemigo, y conoce de qué manera le es posible actuar en nuestra contra, para hacernos fluctuar. Sabiendo Dios lo que iba a pasar, nos habló por medio de diferentes de sus siervos en su palabra, para hacernos saber la verdad; nuestra mente es el campo de batalla, y solo nosotros con la ayuda de Dios, la podemos controlar.

La obra que hizo Jesús en la cruz fue la culminación del pecado en la carne para todo aquel que la reciba.

Jesús termino con lo que nos unía al pecado; cortó con el lazo que nos ataba a esa naturaleza del mal.

Por nuestro Señor Jesucristo recibimos transformación, al haber recibidos la sangre que nos lleva hacia la perfección.

Porque Con Una Ofrenda Jesús, Hizo Perfectos Para Siempre A Los Santificados Por El, queriéndonos decir, que Él está esperando hasta que nosotros hagamos el resto.

Una vez que hayamos sido santificados por El, tenemos la obligación de hacer lo posible por cambiar y dejar atrás la vida llena de maldad, para eso fuimos llamados. A partir de ahí, comenzar el proceso de restauración, para llegar a estar de acuerdo en el camino con Dios; tenemos que vencer en nosotros los hábitos establecidos por nuestra vida anterior. Entonces, se supone que después de haber vivido desiertos, y haber pasado por diversas pruebas, no deberíamos volver atrás.

Sabiendo nuestro Señor lo que de antemano iba a suceder con el pueblo de Dios, habló y dio órdenes por su palabra a todo aquel que recibe su ley, de no levantarse contra su hermano como que si él fuera el rey. Por esa misma causa, Dios nos manda en su palabra que no nos hagamos ningún mal.


Mateo 7:3 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?


Santiago 4:11 Hermanos, no habléis mal los unos de los otros.


Santiago 1:19 Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira;


Santiago 5:9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis juzgados; mirad, el Juez está a las puertas.


1 Pedro 2:1 Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación,


Romanos 2:13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los que cumplen la ley, ésos serán justificados.


Lucas 6:37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.


Romanos 2:1 Por lo cual no tienes excusa, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas, pues al juzgar a otro, a ti mismo te condenas, porque tú que juzgas practicas las mismas cosas.


Gálatas 5:13-15 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.


Bendito sea Dios que nos ama, y pensó en nosotros para que aprendamos a vivir en amor, para que nos amemos los unos a los otros. Hermanos, la iglesia debe permanecer unida, recordemos que escrito está, que muchos van a tratar de separarla, y que por causa de los escogidos los días han sido acortados; porque hasta ellos mismos podrían ser engañados. Ninguno de nosotros estamos exentos de lo que los de afuera tramen contra la iglesia, pero Dios de eso, si nos puede liberar. Los días de nuestra estadía en la tierra, debemos vivirlos sabiamente, porque después ya no va a haber remedio.


Lucas 16:24,25 Versión PDT “El hombre rico gritó: ¡Padre Abraham, ten compasión de mí. Manda a Lázaro para que moje la punta de su dedo con agua y refresque mi lengua. Estoy sufriendo en este fuego! Pero Abraham le dijo: Hijo mío, recuerda que mientras estabas vivo, la pasaste muy bien, pero Lázaro sufrió mucho. Ahora él recibe consuelo aquí mientras tú estás sufriendo”.

Dios conoce todas las cosas y está esperando por el día del juicio; de todo lo que sucede, Él tiene pruebas. Porque, así como se escribió la biblia para que en estos tiempos la pudiéramos conocer; así todos nuestros hechos son escritos y al final serán revelados. Por tanto, todo lo que puedas hacer en esta tierra, bien lo puedes hacer, pues tienes libertad de hacerlo, pero después no habrá oportunidad para reclamos.


Hebreos 10:32-36 Versión PDT Recuerden aquellos días cuando acababan de conocer la verdad. Enfrentaron muchos sufrimientos, pero siguieron firmes. En unas ocasiones sufrieron insultos y persecución, y en otras ayudaron a los que estaban sufriendo lo mismo. Se condolieron de los encarcelados y soportaron con alegría cuando a ustedes les quitaron sus propiedades. Siguieron felices porque sabían que poseían algo mucho mejor, algo que dura para siempre. Así que no pierdan la valentía que tenían antes, pues tendrán una gran recompensa. Tengan paciencia y hagan la voluntad de Dios para que reciban lo prometido.

IGLESIA: Si permanecemos unidos y si podemos resistir lo que pueda venir contra nosotros, vamos a poder vencer.


AMEN

17 views
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Trademark® 2019 Linaje Escogido. Todos los derechos reservados Linaje Escogido.