Search
  • Linaje Escogido REAL

¿Qué busca Dios de una familia?

Updated: Feb 22

Por una Mamá Agosto 28, 2018



Cuando nos acercarnos al SEÑOR JESUCRISTO somos llamados a formar parte de una familia espiritual, pero para que lleguemos a ser parte de ella, hay reglas que debemos respetar.


La iglesia de Cristo por todo lugar debe tener dignidad para mostrar que verdaderamente es parte de esta FAMILIA. Se podría creer que al aceptar al Señor Jesucristo como Salvador ya somos parte de la familia que el Señor escogió, pero si no mostramos una conducta irreprochable y si no mostramos respeto ni estima por las personas que el Señor llama; vamos a ser parte de una FAMILIA, pero NO de la FAMILIA DE NUESTRO SEÑOR.


Para que la iglesia de Cristo pueda andar como lo requiere la palabra del Señor, debe tener AMOR, SER UNIDA, TENER PAZ y también DEBE TENER GOZO.

Cada familia de la tierra que ha sido llamada por el Señor, debe ser enseñada individualmente por familia, para que aprenda a tener sujeción, a tener dominio propio, mansedumbre, tener control de su casa, para que cuando se presente delante de otros, muestre su conducta a los de la iglesia primeramente y también a todos a su alrededor. Si la iglesia de Cristo se condujera de esta manera, verdaderamente seriamos La Familia que ha llamado el TODOPODEROSO.

El problema grave dentro de la mayoria de las iglesias es que no se les enseña la manera correcta de acercarse al nuestro Señor. Dentro de las iglesias hay personas que llevan muchos años sin saber lo que deben hacer. Las enseñanzas del Señor Jesucristo fueron claras y directamente dirigidas a la correccion de los problemas, reprendiendo los demonios y espiritus de las tinieblas que atormenteban a las personas, indicandiles como llegar al Padre y lo que debian hacer una vez que estuvieran sanados y libres para ayudar a otras personas.


¿Qué busca el Señor de una familia? ¿Qué le sirva en una iglesia?

¿Que la familia vaya a todos los servicios de la iglesia?

¿Que la familia sea amable y muestre humildad, solo delante de los que se le ha delegado autoridad? Si, estas cosas y más debemos cumplir.

El Señor busca de todos quebrantar lo que hay en nuestra mente y en todo nuestro ser, para que al final seamos de Él y para Él.


Salmos 51:15-17 Versión DHH "Señor, abre mis labios, y con mis labios te cantaré alabanzas. Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos; yo te los daría, pero no es lo que te agrada. Las ofrendas a Dios son un espíritu dolido; ¡tú no desprecias, oh Dios, un corazón hecho pedazos!"


El busca persona dispuestas a rendirlo tod delante de El, que lo busquen con todo su ser y que busquen agradarlo a El haciendo su voluntad.

El busca de nosotros hacer UNA NACIÓN APARTADA. Un reino de servidores, de reyes, que entiendan que su llamado es anunciar LA GRANDEZA Y SANTIDAD DEL QUE NOS HA LLAMADO A SER PARTE DEL REINO CELESTIAL.


En los cielos se estableció leyes u ordenanzas que hacen sostener todas las cosas en el lugar que deben estar, ordenanzas que cumplan cada día con su trabajo en el reino celestial.

En la tierra también existen leyes que se deben cumplir, para establecer el orden en que debemos vivir, pero el orden establecido en la tierra, no nos enseña, cómo debemos vivir nuestra vida familiar. Nosotros fuimos liberados de nuestra vieja manera de vivir, a partir de ahí somos libres para aprender a vivir a la manera que nos quiere enseñar el Señor, donde ya no nos sirve nuestro propio caminar; esa manera de vivir la tenemos que desechar.

“YA NO SE TRATA DE NOSOTROS; SE TRATA DE UNA VIDA DIRIGIDA POR UN REINO CELESTIAL”.


Cuando se nos llama y escoge, el Señor quiere que comencemos a dar pasos de santidad. Por eso todo aquel, que es amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Podemos estar en las iglesias y no hacer el trabajo de cambiar nuestra manera de vivir. El Señor nos llamó a la santidad y el que no quiera vivir por ella, va a caminar con muchos problemas. La maldad va a seguir teniendo el poder de su alma y puede llegar a destruir su propia vida y a los que a su lado están. Es difícil acercarse al Señor estando llenos de lo que hay fuera de Él. El pagó el rescate por nosotros para que le honremos con nuestras obras; por eso nuestras obras son de mucho valor, si son buenas para el Señor y si son malas para el adversario. La reforma de nuestra vida pasada, produce en nosotros el quebranto profundo de nuestro corazón.


Nuestro Padre celestial tiene un reino perfecto de principio a fin. Nuestro Señor es tan bueno, que equipó su palabra, de tal manera, que no solo habla de su grandeza, de su gran poder y de sus milagros, sino que da todas las herramientas que necesita todo ser humano para vivir bien. Es como cuando se obtiene un trabajo, para poder entender como lo manejan, nos entrenan. Así es la palabra y nuestro instructor es nuestro Señor, el Espíritu Santo, quien nos va diciendo en todo tiempo, lo que tenemos que hacer.


El evangelio de Cristo es perfecto, nos enseña, nos guía, nos alarga la vida, y bendice a todos los que lo ponen por obra. Los que viven como lo quiere el Señor, tienen hijos que nacen conociéndole, que crecen en El y que viven apartados para agradarle a Él. Su manera de vivir es diferente a lo que estamos acostumbrados a ver y su descendencia se extiende en esta tierra viviendo para Él. Todo lo que les estoy haciendo saber es parte del evangelio, es parte del proceso de la restauración de las almas.


SI NO nos apartamos para el Señor, vamos a vivir con sufriendo, con mucho mal y sin garantía de seguir viviendo. Y SI nos apartamos para el Señor, sufriremos el tiempo de despojo de todo lo malo que hay en nosotros en un principio, que son los sufrimientos que se mencionan en 1 Pedro 5:9 no nos va a gusta, pero lo debemos soportar para que podamos entender como por medio de esas dolencias nos deben limpiar y transformar. Lo que a nosotros nos duele es que nos quiten nuestra mala manera de ser, que nos digan que estamos mal y que nos digan que hacer. Aprender a vivir para el Señor requiere enfrentar nuestra realidad.


Tenemos que aprender a sobrevivir en el desierto y a no quedarnos en él. Tenemos que aprender a vivir en la abundancia y a aprender a vivir sin ella. La idea del es buena y sin igual, ante cualquier circunstancia puede prosperar. En ella no hay desvió no hay atajo, ella va en línea recta hacia la prosperidad o (bienestar). En la vida con el Señor no hay falsedad; ahí se vive de verdad. En esa vida de verdad hay bendición; hay restauración. Es una vida de perdón, de amor, de salvación y de restauración.


Mateo 8:35 Versión RVR "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará."


La manera de conducir nuestras vidas debe cambiar, ESO ES UNA REALIDAD. Dice la palabra que el Señor es celoso y no comparte lo que es suyo con nadie, por eso, tenemos que entender que Ni Él ni ninguna persona cuerda compartiría algo de mucho valor con la inmundicia, asi El Señor tampoco va a compartir su santidad con personas llenas de pecado y de todo mal. Él no nos obliga, pero si algún día decidimos seguirle a Él nos tenemos que sujetar.


Lucas 9:62 Versión LBLA, dice: Pero Jesús le dijo: “Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios.”


Se que hay mucho temor de dejar nuestra vida como la conocemos, y las cosas que creemos buenas. Hay temor a dejar la vida a la que estamos acostumbrados, pero es garantizado que, en el Señor, hay bienestar, hay sanidad, hay libertad y hay confianza, de que Él nos guarda del mal.


Debemos llegar a entender la vida que Él nos quiere dar, la cual no podremos comprender sin acercarnos a nuestro Rey. Una de las cosas que hace el enemigo es hacer que nosotros solo veamos los problemas, al que nos mira mal, al que nos habla de mala manera para que no podamos ver la verdad que es lo que el Señor nos quiere mostrar. Hay procesos por los que son necesarios pasar para ayudarnos a cambiar lo que debemos dejar. Los problemas que se levantan en las personas son parte del cambio, a través de ellos debemos aprender paciencia, aprender a no pelear, sino más bien, enseñar, decir las cosas obrando con justicia y con rectitud, no ha resolver las cosas como queramos, a que de adentro de nosotros salga lo que es bueno y va a ser de esta manera: el dolor o el sufrimiento de no hacer ni recibir lo que queramos, va a quebrantar nuestro interior para que demos frutos de arrepentimiento.

Mateo 3:8 "Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,"

La manera de conducir nuestras vidas debe cambiar, ESO ES UNA REALIDAD. Tenemos que entender que Dios, es Dios celoso y no le gusta compartir lo que es suyo con nadie. Él no nos obliga, pero si algún día decidimos seguirle, nos tenemos que sujetar a Él.


Lucas 9:62 Versión LBLA, dice: Pero Jesús le dijo: “Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios.”

Se que hay mucho temor de dejar nuestra vida como la conocemos, y las cosas que creemos buenas. Hay temor a dejar la vida a la que estamos acostumbrados, pero es garantizado, en Dios hay bienestar, hay sanidad, hay libertad, y hay confianza, de que Él nos guarda del mal. La vida que Dios nos quiere dar, tenemos que llegar a entenderla, hay procesos por los que nos son necesarios pasar, para ayudarnos a cambiar la vida que vamos a dejar atrás. Los problemas que se levantan en cada cristiano, son parte del cambio, ellos van a generar en nosotros paciencia, y que de dentro de nosotros salga lo que es bueno. Porque el dolor, y el sufrimiento, de no hacer ni recibir lo que queremos, van a quebrantar nuestro interior para que demos frutos de arrepentimiento.

Mateo 3:8 "Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,"

El significado de Arrepentirse: examinarse, es decir, ejercer la mente, observar, comprender, captar, prestar atención, atender, considerar. Nos debemos examinar inteligentemente. La palabra inteligentemente está compuesta por dos palabras: inteligente y mente, es decir, nos tenemos que examinar, no humanamente, ni con sentimientos, sino que tenemos que ejercer la mente para captar, y considerar las faltas, o sea, las cosas que debemos cambiar.

Salmos 26:2 Versión PDT "SEÑOR, júzgame y date cuenta de que he llevado una vida honesta y que siempre he confiado en el SEÑOR. SEÑOR, examina mis sentimientos y pon a prueba mis pensamientos más profundos A FIN DE QUITAR LA IMPUREZA DE MI CORAZÓN. Nunca olvido el fiel amor que me tienes; tu fidelidad guía mis pasos."

Para hacer eso, es necesario que recibamos LA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRA MENTE y de nuestra ALMA ¿Valdrá la pena apartarse de toda mala influencia y de todo lo que no nos permite acercarnos a Señor?

Al decir “acercar al Señor” no hablo de la confesión de fe hacia nuestro Salvador, sino de permitir que El cambie nuestras vidas y demostrar que vivimos en santidad.


SI NO, VAMOS A SABER DEL SEÑOR, PERO NO LO VAMOS A CONOCER.

Vivimos en el mundo, pero el que se acerca al Señor no debe vivir como vive el mundo. Es la decisión que en algún punto de nuestras vidas debemos tomar para apartarnos de lo que el mundo nos quiere dar.


Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Mateo 6:24 Versión LBLA


No debemos servir a Dios a medias y andar con un poco de conocimiento acerca de Él. Si así lo hacemos vamos a seguir igual, sin dejar nuestra vida pasada atrás. Sin poder llegar a recibir lo que tenemos que entender, ni vamos a poder cambiar ni transformar nuestra verdad, que es nuestra vida espiritual. Todo lo que hace el Señor Jesucristo, es perfecto, Él nos quiere restaurar.

1 Pedro 1:16-19 “porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,”

La vida que Dios nos ofrece es una vida de verdad. Es una vida de cambio constante, no la debemos temer ni desechar. Es la manera correcta en la que debemos hacer todas las cosas. Él se va a encargar de guiarnos y de dirigir nuestros pasos por sendas de rectitud y de verdad. No debemos rechazar la vida que Él nos ofrece. El Señor es SOBERANO, EL EJERCE LA AUTORIDAD por sobre todas las cosas, ÉL ES GRANDE Y PODEROSO y siendo quien es, se comparte con nosotros para que vivamos bajo SU PODER Y MAJESTAD.

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo. Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Nuestras almas son realmente especiales, Dios las quiere salvar y el enemigo las quiere para mal. El enemigo nos quiere dañar, él quiere las almas para causarles mal. Génesis 14:21-23 LBLA, Y el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas y toma para ti los bienes. Y Abram dijo al rey de Sodoma: He jurado al Señor, Dios Altísimo, creador del cielo y de la tierra, que no tomaré ni un hilo ni una correa de zapato, ni ninguna cosa tuya, para que no digas: Yo enriquecí a Abram.


Debemos llevar una vida espiritual donde podamos disfrutar, nuestra vida con Cristo, nuestra vida personal, familiar, y todo lo demás. Nuestra vida en CRISTO, es una VIDA DE PERDÓN, de AMOR y de CONSIDERACIÓN.


1 Reyes 18:21 "Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, seguidle; y si Baal, seguidle a él. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra".

Podemos decir que creemos en nuestro Señor y Padre, pero si no nos humillamos delante de Él, podríamos vivir como el hombre que había guardado todos los mandamientos desde su juventud, que quería saber qué hacer para heredar la vida eterna, pero no quería deshacerse de sus muchos bienes,

Marcos 10:22 ¿Qué es lo que no puedes dejar de hacer, para obtener tu bienestar?

Santiago 1:1-4 Versión PDT “¿De dónde vienen todos los conflictos y peleas que hay entre ustedes? Vienen de ustedes mismos, de sus deseos egoístas que siempre están librando una guerra en su interior. Ustedes desean las cosas, pero no las consiguen. Su envidia puede llegar hasta el extremo de matar y aun así no consiguen lo que quieren. Por eso discuten y pelean. No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios. Y cuando le piden a Dios no reciben nada porque la razón por la que piden es mala, para poder gastar en sus propios placeres. ¡Gente infiel! ¿No saben que amar al mundo es lo mismo que odiar a Dios? El que quiera convertirse en amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios”.

Si logramos sacar de nosotros la vida de mentiras, de envidias, de temores, de rencores, entre otras cosas, vamos a lograr que las cosas que lleguemos a vivir, no nos afecten de manera radical, porque podemos vivir con agonía y con angustias, y no saber cómo arreglar nuestros propios problemas; esa no es una vida normal. Debemos limpiarnos de la vida que nos lleva de continuo al mal. Cuando decidimos cambiar, EL SEÑOR NOS AYUDA EN EL PROCESO DE SANAR.


Problemas se van a levantar para que aprendamos como trabajar en las áreas de nuestras vidas en general. Cuando se levante algún problema, tenemos que saber que dos cosas se van a manifestar: El bien y el mal. Ante cualquier circunstancia, vamos a tener la posibilidad de actuar bien. Tenemos que reprimir lo malo, porque de continuo va a querer salir, ya sea, porque nos sentimos mal a causa de otra persona, o porque nos sentimos mal con nosotros mismos. También, se debe pedir la ayuda del Espíritu del Señor para que sepamos como resolver nuestros problemas.


Cuando alguien se enoja, en el alma y en la mente se manifiestan luchas espirituales. Por eso, es necesario que nos podamos calmar, porque en esa situación somos capaces de mucha maldad. Vamos a escucharnos hablar en nuestras mentes, buscando culpables y también la manera de hacer sentir mal; de eso nos debemos cuidar porque corremos peligro de abrir puertas a lo espiritual, donde los espíritus del mal se podrían manifestar. En ese momento tenemos que orar, clamar y buscar la intervención del Espíritu Santo, porque solo de El viene nuestra libertad. Al mismo tiempo, podemos reprender, pero entiendo que es difícil, porque en esos momentos sentimos que no tenemos fuerzas para pelear. Debemos entender, que, en esos momentos de vulnerabilidad, podemos llegar a caer en lo que el enemigo quiera hacer con nosotros. Asimismo, se manifiestan temores que ocasionan que se esconda de todos lo que se está sintiendo y que no interactuemos con los demás.


Existen muchas tácticas diabólicas con las que los espíritus inmundos van a querer minar, nuestras casas, nuestras familias, los ministerios y demas y para eso debemos estar preparados. El enemigo va a seguir insistiendo, no va a descansar hasta que ante él estemos derrotados, para eso, no va a querer que entendamos los procesos necesarios, para aprender a restaurar y reformar nuestras vidas personales, la vida de casados y nuestras vidas familiares; en sí, todas las cosas y a todos los que nos rodean.


En el mundo estamos acostumbrados a seguir la forma de vivir de los demás, esto sucede porque no tenemos la forma correcta de vivir. Lo que no sabemos, lo aprendemos del que creemos sabe un poco más. Nosotros estamos acostumbrados a seguir a los abuelos y a los padres, y muchos ni conocemos de dónde ellos mismos provinieron con ese modo de vivir. Todo lo que se enseña fuera de la palabra del Señor son malas enseñanzas que se van repitiendo y transmitiendo en la descendencia, no sabiendo que se les está enseñando mal y que se les está enseñando a vivir en cautividad.


Lamentablemente, la mayoría de los padres no siguen una guía, unos hacen bien y otros mal, pero con Cristo no es así. Debemos estar seguros que nuestra descendencia va a prosperar, porque con el Señor ellos van a seguir el bien. Sin el Señor Todopoderoso, hay maldad, hay desilusión, hay cautividad.

Salmos 1:1-3 Versión PDT "Afortunado el que no sigue el consejo de los perversos, ni el ejemplo de los pecadores, ni se une con los que andan burlándose de todo. Al contrario, le gusta la enseñanza del Señor y la estudia día y noche. Será tan fuerte como un árbol plantado junto a corrientes de agua fresca, que da su fruto en el momento adecuado y al que nunca se le caen las hojas. Le irá bien en todo lo que haga."

La verdadera manera de servir al Señor Jesucristo es limpiándonos de todo lo que nos puede estorbar para hacer su voluntad, de todo lo que nos vaya a tocar vivir debemos aprender a ver todas las cosas discerniendo lo que debemos aprender. Nosotros tendemos a mirar y a juzgar viendo las cosas desde el punto de vista que a nosotros nos conviene, como lo hizo Jonás en el capítulo 4 de su libro, donde él tuvo compasión de la calabacera al perder su sombra, pero no tuvo compasión de las almas que el Señor quería restaurar.


Venimos al camino del Señor y no sabemos cómo es El, tampoco sabemos cómo trabaja, sabemos que El sana, que enseña, que restaura y que también castiga porque sabe disciplinar.


Sé que habemos muchos que no buscamos esa clase de unidad, pero lo demos lograr, debemos cambiar nuestra manera de pensar para podernos restaurar y conocer el camino de verdad. Si tú y yo cambiamos, ya somos dos que pudimos recibir ese llamado de libertad. Así nuestro Señor y Padre comenzó la obra de restauración y mira como se ha engrandecido, ahora no toca a todos los que oímos el llamado a su restauración trabajar para liberar a todos los cautivos. Él nos capacita para que trabajemos en su obra y podamos ministrar. Él nos da la oportunidad de ser amorosos y cuidados como lo es El y nos bendice para que aprendamos a dar a otros también esa oportunidad.

Juan 3:20,21 Versión RVR1960 "Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios."

El mal que hay en nosotros de alguna manera se va a manifestar. Si no estuviéramos mal; El Señor no nos tendría que restaurar. Nosotros recibimos el llamado a la restauración. Tenemos enemigos en común, que hacen que nuestros hermanos estén mal. Ese mal es la lucha contra el pecado, la envidia, la enemistad, los pleitos y toda esa mala y negativa conducta, con la que nos hacemos conocer y que tenemos que vencer.


Todos somos parte de una FAMILIA INDIVIDUAL,

Al igual que todos los que estamos en la familia de Cristo,

Todos somos UNA SOLA FAMILIA,

UNA FAMILIA ESPIRITUAL.

Bendiciones para toda las familias de la tierra.

Amen!

23 views
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

Trademark® 2019 Linaje Escogido. Todos los derechos reservados Linaje Escogido.